martes, 29 de septiembre de 2009

5ª y última parte del relato de "M"


Resumen:
“Solo faltan dos horas para que aterrice tu avión. En mi mente sólo existen dos datos certeros, tienes 29 años y eres de Bilbao. Ni tan siquiera se tu nombre.


El sólo echo de saberte sumisa a mis deseos me produce una excitación profunda. Así lo hemos acordado. Tu no sabes nada de mí, pero has accedido a venir un fin de semana, suplicándome que te ordene todo lo yo quiera que hagas.


......”


Ya es domingo por la mañana. Mi primer pensamiento es que hoy te vas, el vuelo de las 16:40 marca el final de esta aventura,… Retozamos un poco en la cama jugueteando entre caricias y cosquillas,… Te indico que debes prepararte, pronto llegará una visita. Tú preguntas con curiosidad, pero te indico que tan sólo debes obedecer y que ya la verás. Sé que mi última sorpresa te gustará.


Quiero que te pongas un camisón corto, negro, transparente y unas medias,… nada más. Que se vea tu cuerpo debajo de la fina tela, … tus caderas turgentes, tu cintura provocativa, tus pechos sugerentes, tus pezones sensuales, tu coñito rasurado, tu cuello altivo, tu boca sumisa, tus ojos brillantes,…. Te indico algunas reglas,… Uno de los tirantes del camisón debe estar caído sobre tu brazo, para que un pezón quede al descubierto,… No debes juntar las rodillas nunca, tus piernas estarán abiertas en todo momento,… Debes perfumar todo tu cuerpo,…


A la hora prevista suena el timbre de la puerta. Te llevo al dormitorio y te ordeno que te quedes allí. Yo voy a recibir a nuestra invitada, mi masajista, Elena. Es alta, delgada, con una melena negra que apasiona y unas tetas que enloquecen. Siempre me ha parecido una buena yegua, y sus manos son un escándalo dando masajes.


Al cabo de un rato aparecemos los dos en el dormitorio. Os presento. Me quito la bata y me quedo completamente desnudo ante ambas. Me tumbo sobre la toalla para recibir mi masaje, como todos los domingos.


Te ordeno que te sientes cerca de mí, sobre la cama. Elena comienza su trabajo por las piernas. Te comenta que me vayas acariciando la espalda,… Tú sigues sus instrucciones y yo, con los ojos cerrados, disfruto de las cuatro manos femeninas sobre mi cuerpo,…


Todos nos sentimos un poco excitados por la situación. Tus manos ya han llegado a mi trasero,… Acercas tus labios, … lames mis nalgas mientras tu mano acaricia suavemente mis huevos,… Siento todo el placer de las caricias, el aliento de tu boca, el calor de tu lengua,… Siento mi polla excitada, erecta, preparada de nuevo para el placer,… Os deseo a las dos con todas mis fuerzas,…


Ordeno a Elena que se desnude y a tí que continúes. Tú vas observando el cuerpo de ella mientras se despoja de la ropa. Sé que te gusta, … es preciosa. Te ordeno que te desnudes también, delante de Elena,… que le vayas enseñando tu cuerpo, tus tetas, tu coño rasurado, tus piernas abiertas,… Me miras,… Miras a Elena,… Ella te dirige una dulce sonrisa y asiente con la cabeza,… Obedeces,… Nunca has estado con otra mujer,…


Desnudas las dos os ordeno continuar con mi masaje, … Elena vuelve a los muslos, y tú a mi culo y mis huevos,… Vuestras manos, en ocasiones, se tocan,.. Vuestros pechos se rozan,… La escena se vuelve más ardiente por momentos,… Noto cómo vuestras manos se detienen, giro la cabeza y os sorprendo en un suave y cálido beso,… Sonrío,… Intuía que te gustaría el tacto de otra mujer sobre tu piel,…


Vuestras manos dejan mi cuerpo para explorar los vuestros,… Yo me uno a vosotras con mi boca,… Tres lenguas jugando juntas, … Que placer,… A partir de este momento, todo sucede con mayor rapidez,… Mi verga se encuentra en su máximo apogeo,… Tú me besas el tronco, lo lames con tu lengua,… Elena acaricia mis huevos, como despertando el semen,… Yo me deleito sintiendo mi masculinidad acariciada, besada,…. Cuatro manos y dos bocas para mí,….


Elena se acuesta en la cama, completamente abierta, mostrándome su interior sonrosado, llamándome con sus ojos y su sexo caliente,… Su coño es suave y cálido, y no me cuesta mucho penetrarla,… Tú le das de mamar con tu dulce pecho como a una niña mientras besas a tu amo,… Elena gimotea entre tus pechos,… Yo deseo descargar toda mi leche dentro de ese sexo caliente,… Elena se corre primero, explota con largos gritos arañando tu culo y apretando el mío más y más hacia sí,… ¡¡Uuuaaaggghhh!!,… Yo empujo con fuerza haciendo que mis huevos golpeen sus nalgas, mirando cómo se estremece su cuerpo,… ¡Aaaaggghhhh! ¡Aaaaggghhhh! ¡Aaaaaaaaaggghh!,…. Descargo toda mi leche inundando sus entrañas de manera casi animal,…


Tú estás muy excitada y te ordeno que se sientes sobre la boca de Elena. Ella abre tu vulva y comienza a lamerte con su lengua. Sé que te gusta,… tu cuerpo tiembla incontrolablemente,… Yo, una vez recuperado, me acerco al solitario sexo de Elena con mis dedos y mi lengua,… Ambas gemís de placer,…Tú te retuerces mientras acaricias tus propias tetas, disfrutando de un goce novedoso y sorprendente,… Cuando siento que tus gemidos aumentan acelero el ritmo sobre el sexo de Elena,… Su lengua se mueve locamente en tu coño,… os vais a correr a la vez,… sus gritos retumban dentro de tu vulva ardiente y los tuyos inundan el dormitorio,… "Sssssííííí, ¡¡ooohhhh!!, ¡¡aaahhhh!! Ssiiigueee... Uuhhh...


Os derrumbáis ambas boca abajo, pero yo estoy excitadísimo. Empiezo a masajear vuestras espaldas hasta llegar a las nalgas,… Tomo el aceite que Elena utiliza en sus masajes, y dejo caer unas gotas sobre vuestros traseros,.. El tuyo tiene las marcas que han dejado las uñas de Elena en su primer orgasmo,… Introduzco un dedo en cada uno de vuestros culos,… El de Elena parece capaz de absorber todo, pero tú te quejas un poco al principio,… Pronto se pasará te digo,… Elena disfruta ya de dos dedos jugueteando en el interior de su culo,… Tu ofreces más resistencia al segundo pero al final lo consigo,…


Os ordeno que os pongáis cuatro patas, una al lado de la otra. Tu me miras pidiendo clemencia,… No hago caso. Empiezo a penetrar a Elena poco a poco,… no quiero lastimarla,… Ella me grita que la quiere toda dentro,… Así lo hago,.. con un contundente empujón le meto mi polla en su culo, hasta que mis huevos golpean su coño,… Ha entrado sin dificultad aunque su culo está prieto,…. Mientras cabalgo entrando y saliendo, acaricio con mis dedos su clítoris,… Cómo se mueve la muy golfa, es un encanto,… Saco mi polla de su trasero y me dirijo al tuyo,… Tú vuelves a mirarme con un poco de temor, por el tamaño que ha tomado mi miembro,… Yo te ordeno que te vuelvas,…Apoyo la punta de pene sobre tu precioso agujerito,… Empiezo a hacer un poco de fuerza y escucho tus quejidos justo en el momento en que veo desaparecer mi glande en tu interior... Tu culo no está acostumbrado, pero conseguiremos domarlo bien,… Empujo con más fuerza, sintiendo mi polla cada más profunda hasta que estoy completamente dentro de ti,… Ya está, te digo,… Elena acerca sus dedos a tu clítoris y yo comienzo a cabalgar sobre tu trasero,…Tu culo se marchará bien trabajado, pienso, … No tardo mucho en sentir que voy a correrme,… Quiero correrme en vuestras bocas os grito,… Os giráis las dos y empezáis a chupar mi polla con la boca bien abierta, mientras derramo mi abundante carga,…. Oooohhhh... Ooossstraaassss.... Quéééé buueeenoooo....


Nos duchamos juntos, Elena se viste, se despide y se va. Nosotros comemos rápido y nos dirigimos al aeropuerto,… Por el camino casi no hablamos,… Una vez allí, te abrazo, te beso y sonrío,…

martes, 15 de septiembre de 2009

Tenn y maduro, gran conbinacion


Después de los escritos iniciales donde explicaba cosas, circunstancias o acciones que consideraba morbosas y fetichistas por excitantes quiero retomar el tema con unos pensamientos que me rondan por la cabeza de tiempo atrás y que desgraciadamente todavía no he podido experimentas, cosa que espero poder arreglar en breve.
Bien, el tema en cuestión digamos que tiene dos facetas, por una lado, esta esa relación siempre presente en el hombre maduro con una chica joven, y la consecuente enseñanza por veteranía, añadiéndole la morbosidad de los caprichos y posibilidades que da un maduro.
Digamos que el otro día, viendo una chica de unos 19 años, pensé en lo maravilloso que podía ser hacerla mía, y convertirla en una princesa educada a mi gusto. Me imagino una chica normal, un tanto modosita, con unas experiencias limitadas y con ganas de experimentar nuevas sensaciones.
Me la imagino con su imagen normal de una estudiante de 19 años, subiéndola a mi coche y llevándola de compras..  a un Zara o a un centro comercial. Podríamos empezar por la lencería…. Un sexy conjunto de color negro, elegante y provocador que la hace enrojecer un poco al pensar en lucirlo en la intimidad ante mi. Seguidamente alguna tienda de moda, donde encontrar algún vestido que realce su figura, ligero y fresco que aporte la sensualidad requerida. Como no, continuaríamos con unas sandalias de tacón.
Una vez realizadas las compras, que mejor que una visita a la peluquería, para que la manicura, pedicura y peinado estén a la altura de la ocasión, mientras la espero en el bar de enfrente gozando de una cerveza bien fría para contrarrestar el calor radiante de mi mente.
Y entonces aparece ante mi, la mujer mas deseada jamás vista, la conversión aparente de una adolescente en mujer, disfrutando de su timidez, de su sensación de novedad, de estar moviéndose en una ambiente desconocido para ella, pero relajada y tranquila porque confía en ti. A veces, pensar en este tipo de cosas es mas placentero que pensar en el sexo real, es mas excitante disfrutar de esa sensación, que de una corrida convencional en un polvo de los de relleno.
Y tan solo… acabamos de empezar por la apariencia física….del resto… continuaremos mas adelante.